Ramen

Ramen: más allá de una receta deliciosa

Por Daniela Valenzuela

La gastronomía japonesa le ha compartido al mundo diversos platillos deliciosos.
Muchos de ellos forman parte de nuestra vida. El sushi es el alimento más popular y conocido a nivel global. Sin embargo en Japón, el ramen se convirtió en el más representativo en las últimas décadas.

Es probable que hayas probado esta deliciosa combinación de noodles (fideos), caldo, salsa y proteínas. Cada vez hay más restaurantes de ramen en nuestro país.

Pero… ¿Conoces su historia? Va más allá de una receta y de la idea de combinar sabores. La historia del ramen tiene un pasado cultural y político muy interesante que te sorprenderá.

Antes que nada, te contamos qué es lo que diferencia al ramen de otros platillos alrededor del mundo en cuanto ingredientes. Lleva una combinación de diferentes proteínas, normalmente lleva huevo cocido y panceta de cerdo. Algunas veces se combina con pollo o camarones, pero siempre se sirven en caldo y llevan distintas guarniciones encima, como verduras y brotes de bambú. Todo esto se combina en un caldo con fideos.

A pesar de ser un plato bastante original, no todos sus ingredientes son locales. El ramen es posible gracias al intercambio de productos de origen chino. Los fideos vienen de ahí e incluso existe evidencia de que se preparaban en caldo. La pasta no viene de Italia, se inventó en China en el año 1000 a.C. y desde entonces ha llegado a distintas culturas.

Su popularidad creció después de la segunda guerra mundial, el pueblo japonés necesitaba ser alimentado y el gobierno prefirió la pasta antes del arroz. No solo por su sabor, sino también porque es un alimento muy barato hasta la fecha. La relación que Japón tuvo con Estados Unidos tras la guerra los ayudó a que fuera posible alimentar a tantas personas con pasta. Esto gracias a que le compraron harina en grandes cantidades al país americano que contaba con la infraestructura para la producción masiva.

Ahí fue cuando comenzó a formar parte de la cotidianidad de los japoneses y a entrar en sus corazones, después de entrar directo al paladar. Al ser un plato caliente lleno de sabor asociado con un momento de paz, se volvió un alimento reconfortante.

En 1958 se inventaron los fideos instantáneos y desde entonces comenzó la posibilidad de tenerlos muy al alcance. ¿Te suenan las marcas Nissin y Maruchan?
Nissin es la primera marca de ramen instantáneo, el primer sabor que lanzaron al mercado fue pollo. En un principio, el ramen instantaneo era un producto de lujo. Hoy en día podemos encontrarlo en cualquier tiendita o super y son un antojo o alimento de emergencia.

En los 90s el ramen se reconoció como la comida nacional de Japón y hoy en día se vende prácticamente en cada esquina. Es tan popular que existe un sitio web llamado “Ramen Bank” en donde puedes encontrar información y reseñas sobre 35,330 restaurantes de ramen.

También existe el museo del ramen desde 1994 ubicado en la ciudad de Yokohama.

En este lugar es posible probar diferentes estilos de ramen, cuentan con los más representativos de diferentes lugares. Asimismo, dentro del museo puedes saber cuál es el ramen preferido de cada región, cuentan con un mapa de sabores. Por otra parte, cuentan con una tienda en donde se puede adquirir todo lo necesario para prepararlo en casa incluyendo variedades de ramen.

No basta con ser amante del sabor del ramen, para disfrutarlo verdaderamente es necesario todos los datos posibles. Ahora que ya conoces su historia, solo te hace falta aprender a prepararlo para ser un auténtico fanático de esta joya de la gastronomía japonesa.

¿No sabes dónde aprender?
¡No te preocupes!

Te invitamos a nuestra clase de ramen este sábado 25 de junio en las instalaciones de Ambrosía Centro Culinario.
Periférico Sur 3395, Rincón del Pedregal

Inscríbete en https://ambrosia.mx/products/ramen